Cuando se debilita el “ser” y se favorece más el “hacer” y el “tener” perdemos identidad

Tengo la impresión de que la sociedad y las instituciones están reforzando con bastante insistencia el “hacer” y el “tener” y se han olvidado del “ser”. Lo confirmo cada día en la lucha sin cuartel que estamos librando las personas por hacer cosas y por tener cosas. Incluso algunos refranes refuerzan esa forma de pensar, por ejemplo: “tanto tienes, tanto vales”. Parece que estuviéramos vacíos y de una manera ansiosa y desesperada buscamos llenarnos de cosas materiales que nos dejan cada vez más vacíos e inquietos.

Constato que un alto número de hombres y mujeres se preocupan por “tener” dinero, educación y trabajo para “hacer” compras, descubrimientos, alcanzar sus metas, realizar obras y “ser” ricos, sabios, reconocidos o famosos. Y después de todo esto ¿qué? Creo firmemente que el camino es otro, estamos llamados a “ser” generosos, persistentes, honestos, responsables, solidarios, tolerantes, amigables, disponibles, misericordiosos, para “hacer” contribuciones, una carrera, respetar las leyes, grupos eclesiales o sociales y “tener” armonía, paz, reconocimientos, libertad y progreso.

Cuando se debilita el “ser” y se favorece más el “hacer” y el “tener” perdemos identidad. Nos convertimos en simples consumidores, en presas fáciles de las propuestas indecorosas del enemigo. El Evangelio (Lc 4,1-13) al referirse a las tentaciones, sobre todo, en la segunda, el tentador ve a Jesús como un simple consumidor y le dice: “Si eres Hijo de Dios, manda a esta piedra que se convierta en pan” (v 3). Y el Maestro le responde con una arma poderosísima, la Palabra de Dios: “El hombre no vive solamente de pan” (Dt 8,3). La respuesta de Jesús es articulada desde el podio del “ser”, no desde el “hacer” o el “tener”.


Por lo general, ser rico o ganar mucho dinero son las mejores cartas de presentación del mundo vacío del “tener”. La enfermedad de nuestro mundo capitalista occidental es la de la abundancia: tener todo lo material y haber reducido al mínimo lo espiritual. Ver gente repleta de todo, llena de cosas, pero sin brújula, que recorren su existencia consumiendo, entretenidos en cualquier asuntillo y pasándolo bien, sin más pretensiones.

El gran reto que se nos plantea a todos consiste en aprender a vivir con menos para ser más y mejores seres humanos. La fugacidad de la vida debería alertarnos de que, como viajeros que somos, hemos de elegir con cuidado las cosas que llevaremos durante la travesía. Si nos abarrotamos de cosas, el peso no hará más que dificultarnos la marcha.

En ocasiones, nos vemos obligados a ocuparnos tanto de cuidar las cosas que poseemos que parece que son las cosas las que nos poseen a nosotros. Recuerdo el pasaje del joven rico del Evangelio (Mc 10,1-27). Jesús lo invita a dejar sus bienes, para que el Maestro de Nazaret se convierta en su tesoro. El joven prefirió mantener sus bienes a tener su bien en Dios. No fue capaz de perder sus posesiones para ganarse a un Dios que ya le amaba. No pudo quedarse con Jesús porque no pudo quedarse sin sus muchas riquezas, es decir, las cosas lo poseían a él. Sus bienes le imposibilitaron crecer en identidad, hacer de Jesús su compañero de camino y el amigo de toda la vida. Jesús no quiere amigos ni confidentes en su compañía cargados de cosas irrenunciables, ensimismados en sus propias posesiones, preocupados por conservar lo que un día dejarán en esta tierra. Cabría preguntarnos entonces: en tu vida ¿qué estás favoreciendo más, el “hacer”, el “tener” o el “ser”? Te reto a crecer humana y cristianamente fortaleciendo tu “ser”.

Si perdemos de vista que las cosas materiales sólo son medios y las tomamos como fines en sí mismas, terminaremos corriendo una carrera que no tiene fin y que conduce al vacío y al sin sentido. Si comprendiéramos que las cosas pueden ser muy convenientes para nuestra vida, pero no indispensables, habremos dado un gran paso para dejar atrás la obsesión de “tener” y dirigirnos hacia el sano orgullo de “ser”.

Por: P. José Pastor Ramírez, SDB

Fuentes:

http://www.dgwaves.com/boletinsalesiano/index.php?option=com_content&task=view&id=169&Itemid=27&ed=9

Comentarios

About The Author

Articulos relacionados

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com