Es muy común que en el día a día te veas interrumpido por situaciones impredecibles que afectan tu desempeño; unas con más peso que otras y otras tan pesadas que tienden a dejarte tirado en el suelo de tu imaginación. Es entonces cuando nos desmotivamos y empezamos a creer que todo está saliendo mal.

Sin embargo, por más difícil que pueda parecer una situación, siempre existe una o varias salidas convenientes o menos frustrantes. Lo que debes tener claro es que no siempre lo conveniente es lo deseado o lo que esperas.

Aquí es donde se refleja el factor motivacional del ser humano. Por lo general, se han identificado dos tipos de motivación. 1. Externa: Cómo te afecta de forma positiva o no el medio en que te desenvuelves: tu jefe, el maestro, el oficial de tránsito, etc.; y 2. Interna: Es la forma como te impulsas a ti mismo ante los estímulos del exterior y tu propio interior: dejadez, depresión, ansiedad, etc.

Si dijera que hay una forma de evitar por completo las reacciones ante los estímulos del exterior, estaría siendo incongruente y argumentaría una falacia. Pero sí existe la forma de hacer que estos estímulos surtan el menor efecto negativo, y esa es la motivación interior.

Cuando enfrentes algún tipo de situación que te desconcierte, deprima, te haga sentir ansioso, debes motivarte interiormente y sobre todo aceptar aquellas cosas que no se pueden cambiar. Sin embargo, debes cambiar el momento, la realidad.

¿Qué es motivarse? Motivarse es desprenderse de las energías negativas que traen adheridas las situaciones indeseadas que influyen en tu día a día, el logro de tus objetivos, conflictos con tu pareja, etc. ¿Cómo lo logro? Este es el gran desafío. Como seres humanos tendemos muchas veces a reprimir las emociones, algunas personas utilizan el encierro como medio de superar estas situaciones.

Pero encerrarte o suprimir las emociones solo hará más lento el proceso. Si tienes que llorar, hazlo, si te sientes deprimido, cambia la rutina. Haz ejercicio, esto es muy importante, porque de esta forma liberarás toxinas del cuerpo y tu energía será más limpia. Si tu desmotivación viene de un rompimiento amoroso, desligarse de toda evidencia tal vez sea lo más adecuado; sin embargo, no debes tratar de borrar a esa persona, pues no puedes y solo te estarás autoinfligiendo dolor de forma inconsciente.

Recuerda que motivarse depende en gran medida de tu actitud interior y tu capacidad para tomar decisiones y seguir adelante. Recuerda que si tienes que sufrir es mejor enfrentar el dolor y no postergarlo.

“La felicidad no es un momento, una persona o un lugar; la felicidad es una actitud”.

El autor es escritor, administrador de empresas y estudios de la conducta humana.

Comentarios

About The Author

Articulos relacionados

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com